Alzira se vuelca en el Concierto por las Personas Refugiadas.

La noche del pasado viernes 30 de junio, en el parque de l’Alquenencia, de Alzira, se hicieron cómplices la poesía, los pequeños duendes del violín del Art Espai de Música de Alzira, la guitarra del cantautor Néstor Mont -ya treinta años de carrera- y la energía senegalesa de Jady Seck. Cada parte arrimó el hombro, la palabra y la intención para que el Concert de suport a les persones refugiades fuera posible.

Con la lectura del Manifiesto #Sin salidas se reclamaron cinco medidas urgentes para desbloquear la situación de las personas migrantes y refugiadas. Entre las medidas, la de habilitar vías legales y seguras y poner fin a las devoluciones ilegales en nuestra frontera Sur.

La poesía medió entre las actuaciones. Nadie abandona su hogar, a menos que su hogar sea la boca de un tiburón.. La actriz alcireña que dramatizó el poema Home, se puso literalmente en las entrañas de la autora poetisa somalí Warsan Shire y tampoco hubo salida, el público intuyó seguramente por primera vez el tambaleo dentro de una patera.

El evento, impulsado por el Proyecto Reflejad@sla Fundación Cepaim que contó con la participación e implicación de diferentes entidades sociales y vecindario de Alzira: La Ribera en bici, Amnistia Internacional, Club Cinema de Alzira, Escuela de Personas Adultas Enric Valor, El Norte Perdido, Centro Cultural Islámico, el grupo motor del proyecto de sensibilización Reflejad@s. El acto ha contado con la colaboración estrecha del Centro de Participación Ciudadana del barrio de la Alquerieta y el apoyo del Ayuntamiento de Alzira.

Alimentó la velada un promiscuo bufet de platos del Magreb, Subsahara, entre tortillas de patata y cocas de verduras. Y los paladares atravesaron, ya sin esfuerzo, fronteras, continentes, culturas.
Asimismo, el espacio en blanco de Alzira amb les persones refugiades invitó al público a expresarse. Los dibujos de corazones iniciales dieron paso al desahogo grafitero de los más pequeños. Y la noche se hizo y ojalá, esta energía de celebración y denuncia nos acerque más a las personas que piden refugio. Porque son ellas, pero podriamos ser todas. Se dijo.

Deixa el teu comentari