La Diputación destina 150.000 euros a la eliminación del punto negro en la carretera de Cullera

El Diputado de Carreteras, Pablo Seguí, y el alcalde de Cullera, Jordi Mayor, han visitado esta mañana la conocida como carretera de los “Collaos” para ultimar los detalles de la actuación.

El proyecto contempla la construcción en este antiguo tramo de la CV-502 de un carril bici, la reconversión de uno de los carriles en acera para peatones y la ejecución de dos rotondas para regular la circulación interna en la vía.

20161019_11580819/octubre/2016. El Diputado de Carreteras, Pablo Seguí, y el alcalde de Cullera, Jordi Mayor, han visitado esta mañana el antiguo trazado de la carretera CV-502 que da acceso al Club de Tenis y a los “Collaos”, un tramo destacado por su alta conflictividad y siniestralidad y que ahora se va a transformar, para que tanto vehículos como ciclistas y peatones lo puedan utilizar en condiciones de seguridad. La actuación se llevará a cabo en virtud de un convenio suscrito entre la Diputación de Valencia, que aporta 150.000 euros para financiar el proyecto, y el consistorio cullerense, quien ve de este modo atendida una reivindicación que había convertido en requisito indispensable para aceptar la cesión de la vía.

Para Jordi Mayor, la importancia de la actuación radica en el hecho de que “vamos a poder eliminar este punto negro y que, además de convertir la carretera en una zona segura, también vamos a conseguir que sea muy atractiva, ya que vamos a construir un carril bici que se unirá a la red de vías cicloturísticas de la localidad, generando un anillo verde en torno al municipio”.

Hace poco menos de un año, la Diputación de Valencia concluyó las obras del desvío de la CV-502 con el que se conseguía salvar el tramo de las conocidas como “curvas del club de tenis”, que a partir de ese momento ha pasado a ser una vía de servicio. En la parte del tramo más cercana al núcleo urbano, la circulación se restringió a un solo sentido, sin embargo, dado que en la mayor parte del trazado siguen existiendo ambos carriles, muchos vecinos han continuado utilizándolo para su incorporación a la CV-502 en dirección Cullera, una maniobra prohibida y de alta peligrosidad, que ya ha generado más de un accidente.

Para evitar que este tipo de situaciones se sigan produciendo, Diputación y Ayuntamiento han apostado por realizar una transformación completa de la vía que, por un lado, regule la circulación dentro de ella y, por el otro, favorezca la circulación de peatones y ciclistas. En total se invertirán 150.000 euros que serán asumidos íntegramente por la Diputación de Valencia, que, paralelamente, cederá la titularidad de esta vía al consistorio.

El proyecto planteado contempla la construcción de dos rotondas en los dos accesos de los “Collaos” para dirigir el sentido de la circulación interno en la vía y la reducción a un solo carril de circulación en el tramo comprendido entre la primera de estas rotondas, la más cercana a Cullera, y la CV-502. En este tramo se aprovechará el ancho actual de la calzada para crear un carril bici que al llegar a la rotonda, continuará por el primer Collado y acabará enlazando con el de la carretera al Faro. También se habilitará una acera amplia a lo largo de todo el recorrido de la antigua carretera, que enlazará con la urbanización Buenavista.

Para el Diputado de Carreteras, “éste es un ejemplo claro de la colaboración entre la Diputación de Valencia, en este caso el área de Carreteras, y los ayuntamientos para asumir cuestiones que afectan directamente a los vecinos y vecinas de nuestros municipios”. En este sentido, Pablo Seguí ha reconocido que “si bien con la construcción de la variante habíamos conseguido mejorar la seguridad de la carretera, lo cierto es que el antiguo trazado se había convertido en una intersección y un tramo conflictivos y desde el primer momento el alcalde nos habían trasladado su interés en solucionarlo”.

“Estamos por tanto verdaderamente satisfechos de haber podido llegar a este convenio por el que el Ayuntamiento de Cullera con el apoyo económico de la Diputación de Valencia ejecutará una obra que permitirá que cualquier persona pueda desplazarse tanto a pie, como en bicicleta o en coche de una manera segura y en un entorno atractivo”, ha concluido Seguí.

Otro carril ciclopeatonal en Mareny de Barraquetes

El diputado de Carreteras ha aprovechado su presencia en La Ribera Baixa para acercarse hasta el Mareny de Barraquetes donde en la actualidad la Diputación de Valencia está llevado a cabo las obras la conexión peatonal entre el Mareny de Barraquetes y el camping de Las Palmeras. Acompañado por el alcalde de la localidad, Jordi Sanjaime, Pablo Seguí ha supervisado la ejecución de un proyecto que permitirá crear un carril ciclopeatonal “en un tramo que, sobre todo en la temporada turística, es transitado diariamente por gran cantidad de personas para desplazarse al núcleo urbano y los comercios”, ha declarado el primer edil.

El presupuesto de la actuación asciende a 185.813 euros y se prevé su finalización para el próximo mes de diciembre. “Nuestro compromiso era, y así va a ocurrir, que el nuevo carril ciclopeatonal estuviera en uso antes de que se iniciara de nuevo la temporada de vacaciones, que es cuando mayor tránsito de personas y de vehículos se produce en ese tramo y por tanto cuando más necesario es que la circulación se realice en condiciones de seguridad”, ha declarado Pablo Seguí.

 

 

 

Deixa el teu comentari