La eliminación de un asesor permite a Cullera mejorar la limpieza viaria

El actual gobierno emplea la retribución del inspector de la basura en la construcción de pipicanes y la renovación de infraestructuras de recogida de residuos

retirada-contenidors-soterrats-llibertatCULLERA. 21-09-16. Una gestión más eficiente y centrada en las necesidades reales de la ciudadanía. Con ese objetivo, el gobierno municipal de Cullera (PSPV-PSOE/Compromís) decidió a principios de año suprimir una plaza de inspector de la basura, un empleado de la empresa encargada de la recogida de residuos y la limpieza viaria que había sido designado por el anterior gobierno del PP.

La función de este trabajador era la de supervisar el servicio prestado por la concesionaria. Sin embargo, los actuales responsables municipales consideraron en su momento que esa plaza era «perfectamente prescindible» en palabras del alcalde, Jordi Mayor, ya que esas labores podías ser realizadas por el propio personal de la SAV.

Meses después y con el ahorro logrado se ha conseguido ampliar en dos peones más la plantilla de limpieza viaria y recogida de residuos además de iniciar la construcción de infraestructuras clave para mejorar la limpieza en las calles como son el recientemente inaugurado pipicán de la Rambla Sant Isidre y el nuevo que va a ubicarse en la zona del Bulevar.

Asimismo, el dinero que antes servía para pagar al cargo de confianza ha propiciado que que esta misma semana se haya iniciado un plan de mejora de las infraestructuras de recogida de residuos con la supresión de contenedores soterrados en la plaza de la Llibertat.

Su uso era escaso por parte del vecindario y además el emplazamiento no era el más idóneo puesto que generaba molestias a los comercios y a los vecinos, explica Hugo Font. Además, registraba un problema constante de inundación.

Para el concejal delegado de Limpieza Viaria y Recogida de Residuos, «esto demuestra que con el mismo presupuesto podemos hacer una gestión más eficiente y beneficiosa para el ciudadano. Lo que antes servía para pagar puestos injustificados, ahora permite tener una Cullera que mejora sus servicios de limpieza».

La supresión de la figura del inspector de la basura fue llevada a pleno por el gobierno y aprobada por la mayoría de los grupos. Mayor indica que «era un puesto sin justificación alguna que aunque cobraba directamente de la SAV suponía un coste elevado para el erario público ya que al final ese dinero salía de los impuestos de los cullerenses. Para nosotros, lo cómodo habría sido poner a un cargo a dedo pero desde el primer momento hemos abogado por tener menos asesores y mantener solamente aquellos que no puedan suplirse con personal funcionarial, por lo que esta plaza estaba fuera de lugar», concluye el primer edil.

Deixa el teu comentari