Articulo de opinión de Enrique S. Ballester Llopis Médico de Urgencias Hospital de La Ribera: Vacunación masiva pendiente y cuarta ola entrante

Diecisiete planes de restricciones y diecisiete planes de vacunación diferentes, no es la forma más eficaz ni sensata de abordar la mayor crisis sanitaria de este país. Desde el inicio de la pandemia, ni el Ministerio de Sanidad Illa/Darías, ni el cogobierno de España Sanchez/Iglesias, han demostrado la más mínima capacidad de gestionar de forma global, coordinada y eficaz ésta grave enfermedad que amenaza la salud de 47 millones de personas y no a la población de 17 comunidades autónomas de forma aislada e independiente. 

Cuando hablamos de contagiosidad y muertes por un mismo virus, no existen muros de Berlin en cada una de las 17 autonomías que puedan aislarlas de las demás ni protegerlas del contagio, de igual manera que no podemos ordenar diferentes restricciones y vacunaciones para cada uno de los 8131 municipios de todo el país, por el simple hecho de tener un alcalde diferente, una gastronomía local típica o unas costumbres y manifestaciones culturales distintas.

Los 5 millones de habitantes de la autonomía valenciana, con actualmente 377.330 infectados (que supone el 7.5% del total de la población de la comunidad y el 12% de infectados de toda España) no pueden tener un plan de vacunación diferente al de nuestros vecinos catalanes, murcianos, aragoneses o castellanos, porque se generan unas desigualdades en prevención de contagios e inmunidad individual y grupal por el mero hecho de haber nacido en Vinaroz o Amposta, o residir en Torrevieja o en Cartagena.

La causa del bajo nivel de inmunidad actual en España, aparte de los problemas de suministro por los proveedores, es la lentitud en la administración de las vacunas. Los datos del ministerio de sanidad confirman que sólo 2.204.376 de españoles (4.7% de la población) han sido vacunado con una dosis y solamente 1.231.782 (2.6%) están inmunizados con la segunda dosis. Y en nuestra comunidad las cifras son mucho peores con sólo 200.573 vacunados con la primera dosis (4% de la población) y solamente 100.793 valencianos (el 2.0%) con inmunidad total por doble vacuna 

Varias son las conclusiones que podemos extraer de estos datos, la desigual distribución de vacunas entre comunidades (con un criterio irresponsable y partidista), los diferentes protocolos de la administración en cada autonomía, y la lentitud en la vacunación, que ya casi en el mes de marzo sólo ha alcanzado a 2 de cada 100 valencianos. 

Y el Presidente Sanchez sigue con su delirante discurso en el congreso de los diputados afirmando que éste es el año de la vacunación completa y la recuperación económica de nuestro país, asegurando que en el mes de junio el 70% de la población estará vacunada e inmunizada. Mucho tendrá que apresurarse el gobierno valenciano del tripartito Puig, Oltra y Martínez para alcanzar esa tasa del 70%, si la ansiada vacunación masiva está todavía prevista para el 1 de abril. El President Puig tiene por delante un mes de marzo muy complicado para cumplir con lo prometido, mientras sus socios de gobierno de Compromís y Podemos, están más preocupados en cuestionar la actual democracia, alentar la violencia callejera y en convocar manifestaciones masivas (no vacunaciones) para el 8 de marzo, que en mejorar la salud de las valencianas y valencianos.

Si a todos estos despropósitos, añadimos que no todas las vacunas tienen la misma efectividad, ni todas generan una “inmunidad esterilizante” que impida totalmente la infección y el contagio, y sumamos la aparición de las nuevas variantes, como la británica que ya estás infectando al 50% de la población española o la sudafricana que es capaz de evadir los anticuerpos, desgraciadamente, la cuarta ola está servida ….

Deixa el teu comentari