Artículo de opinión sobre el pacto de gobierno con Bildu y ERC para la aprobación de los PGE, Enrique Ballester

LA NUEVA ESPAÑA DE LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS

Mirando el mapa de la península ibérica, se diría que toda esa extensión geográfica pertenece al mismo territorio nacional, pero algunos señores diputados quieren un nuevo mapa de España donde la unidad geográfica no se corresponda con una unidad de gobierno y que a ésos 505.990 km2 del estado español se le resten los cerca de 40.000 km2 correspondientes a los territorios catalanes y vascos.

Quieren un mapa con 15 comunidades autónomas en la nueva España: una palabra ésta, que a esos señores les molesta como un insulto cuando la escuchan desde sus sillones del congreso, que les hace enloquecer y perder las formas vociferando desde la tribuna sus sermones exigiendo el autogobierno de unos estados soberanos e independientes.

Para levantar la nueva España de los cuatro Jinetes del Apocalipsis “PSOE, Podemos, Bildu y ERC”, nuestros Presidentes Sánchez e Iglesias, (tanto monta, monta tanto, aunque actualmente monta más el segundo al primero) van a tener que dictar nuevas instrucciones a sus ministros. En primer lugar a la ministra Celaá, para que modifique su reciente Ley de Educación: en la asignatura de geografía cambiar los mapas de España por otros con menos km2 y sólo 15 autonomías; en lenguaje, retire como lenguas vehiculares autonómicas el catalán y el vasco que pasarán a ser idiomas de otros estados; y en Historia de España, que borre de la memoria histórica los episodios de terror, secuestro y sangre de una banda criminal que horrorizaron a todo el país.

En una segunda ronda de reuniones de trabajo, se citarán a las Ministras de Economía y Hacienda para que reinventen y salven la económica española con una nueva política fiscal confiscatoria y una mayor recaudación tributaria, que hundirá más que la pandemia a la clase media trabajadora, a autónomos, y PYMES. Los ministerios renovarán sus libros de contabilidad, con una nueva cuenta de resultados que satisfaga las exigencias de sus socios independentistas: recaudar menos impuestos a esos socios, pero sin dejar de transferir capital a esas brexit- autonomías españolas.

Y en tercera ronda, la reunión más importante que tendrán que agendar nuestros dos Presidentes de Estado, será con el ministro Marlaska para amarrar la votación estrella de esta legislatura, y la aprobación de los tan esperados Presupuestos Generales del Estado, pactando con Bildu y ERC, unos socios cuyo principal objetivo es romper cuanto antes la unidad del actual mapa de España. 

El intercambio de cromos se materializará con los votos a favor de los independistas a los presupuestos, a cambio del acuerdo por una parte con Bildu, para la transferencia en materia de prisiones y la gestión de los centros penitenciarios con el llamado nuevo “modelo penitenciario vasco”, que potenciará todavía más los acercamientos de los 189 presos etarras al país vasco, primará los cumplimientos de las penas “en medio abierto” (o sea, fuera de prisión) y concretará la reducción de tiempo de dichas penas de cárcel, y por otra parte, el acuerdo con ERC que se cerrará con la tramitación de los indultos a los presos del “procés” y la reforma de la sedición en el Código Penal, para dejarla impune.

Es muy triste e indignante ver como una minoría política que aplaude y homenajea a quienes han torturado, secuestrado, extorsionado y matado a cientos de inocentes, tenga en sus manos el futuro de una nación, y el bienestar y la seguridad de más de 40 millones de ciudadanos que no piensan como ellos. Pero es peor y más despreciable quien pacta con ellos unas concesiones sectarias e inmorales para mantenerse en el poder, y es igual de culpable la mano de los gobernantes que firman éstos injustos e inmorales pactos, que la de quienes aplauden a los que dispararon una pistola o detonaron una bomba segando la vida de 857 personas, destrozando a sus familias.

Ante el desconcierto y la estupefacción social generada por la pandemia, y escondido entre las cifras falseadas de los infectados y muertos por COVID, el gobierno Frankestein de la coalición social comunista y sus socios del independentismo más radical y violento, están aprovechando la distracción y la tristeza de la ciudadanía, para poner en marcha una serie de acciones políticas y legislativas que están llevando a nuestro país al más absoluto desastre social y a la ruina económica.

Y como muestra una batería de ejemplos: la creación del nuevo y censurador Ministerio de la Verdad que anula la libertad de expresión de los que no coinciden con la ideología del gobierno, la intención de renovar un politizado Consejo General del Poder Judicial (tumbada por la legislación de la Unión Europea) creado ad hoc para beneficiar judicialmente al gobierno Sánchez-Iglesias, la propuesta de unos nuevos Presupuestos Generales que generan un 13% de déficit público, un dictador Ministerio de Hacienda con inspecciones a domicilios particulares y de empresas sin previo aviso (la presunción de culpabilidad hecha realidad), una España que actualmente es el vagón de cola de la economía europea con desplome del PIB del -12,4% el peor de la UE, somos líderes europeos en la previsión del paro 17,9% para el próximo año, con decenas de miles de ERTES y de expedientes del Ingreso Mínimo Vital sin pagar a unas personas que están alargando las colas del hambre en los bancos de alimentos. Y como ejemplo de austeridad y solidaridad de nuestros gobernantes se suben el sueldo un 2.9 % desde principio de año.

Esta es nuestra nueva España, la del Apocalipsis que los Cuatro Jinetes han construido para desgracia de una inmensa mayoría de españoles, la mayor soberbia de los actuales y fanáticos gobernantes y el beneficio de unas minorías independentistas sectarias.

Pero no todo van a ser penas, también hay algún motivo de alegría entre tantas desgracias de desgobierno y pandemias: la OMS acaba de anunciar que volveremos a una saludable normalidad sin Covid en el verano del 2021. Esperaremos con optimismo el declive de la pandemia y el pronto recambio de jinetes para una nueva España.

Enrique S. Ballester Llopis

Ciudadano español y valenciano.

Médico de Urgencias Hospitalarias

Deixa el teu comentari