EL ALCALDE RECIBE A LOS GIRBÉS