El Ayuntamiento de Almussafes en grave riesgo de incumplir la estabilidad presupuestaria y la regla de gasto.

Las consecuencias de este incumplimiento pueden derivar en la subida de impuestos, de los precios públicos y en recortes en algunas partidas.

Según se desprende del informe emitido por el interventor municipal en el cual se evalúa y estiman los parámetros de estabilidad presupuestaria y de la regla de gasto para el ejercicio 2016, el Ayuntamiento de Almussafes, gobernado por el socialista Toni González, está gravemente en riesgo de incumplir tanto el objetivo de estabilidad presupuestaria como el de la regla de gasto. Así el incumplimiento estimado para la evaluación de la estabilidad presupuestaria es de 410.000€, mientras que por lo que se refiere a la regla de gasto, el incumplimiento se estima en 491.853€.

Este incumplimiento puede tener consecuencias sobre los bolsillos de los y las almussafenses, ya que para corregir esta situación el Ayuntamiento deberá aplicar algunas medidas cómo ahora incrementar los impuestos municipales, para aumentar la recaudación (IBI, IAE, impuestos sobre vehículos), incrementar los precios públicos (cine, teatro, piscinas, pabellón, campamentos, etcétera) o bien aplicar recortes sobre algunas partidas presupuestarias.

Además, para lo que queda de año, dado que las estimaciones del gasto se han realizado por debajo de los créditos definitivos, para garantizar el cumplimiento de la regla de gasto, la ley establece que se deberán declarar como no disponibles 1.663.472,52 de euros, dinero que tendrá el ayuntamiento pero que no podrá utilizar ni para hacer políticas de ocupación ni dar más servicios a nuestros vecinos.

Para el portavoz del grupo municipal de Compromís per Almussafes, Jesús Salesa, este incumplimiento constata la mala gestión del dinero público que des de siempre ha caracterizado a los socialistas de Almussafes. En palabras Salesa, “Son artistas en dilapidar los recursos públicos y en malgastar sin ningún tipo de control”. Además, Jesús Salesa ha dicho que “Ya nos dejaron un déficit de más de 11 millones de euros en 2007, déficit que el gobierno de Compromís tuvo que afrontar en plena crisis económica y durante 8 años de gestión”. Des de Compromís per Almussafes confiamos que este toque de atención sirva como revulsivo y empiecen a gestionar mejor, reduciendo los gastos superfluos y
apostando por la creación de trabajo y servicios sociales.

Deixa el teu comentari